Etnografía y Arquitectura Tradicional asturiana

Besullo ha sabido mantener en gran medida la estética que tradicionalmente ha identificado los pueblos del suroccidente asturiano.

La estructura y materiales de las edificaciones, así como sus elementos peculiares (balcones, galerías acristaladas, corredores en voladizo) se han mantenido a lo largo de los siglos, dotando a este enclave de un aire tradicional que nos transporta en el tiempo.

Especial mención merecen los hórreos y paneras, de los que Besullo dispone de una generosa cantidad y calidad. Estas edificaciones ancestrales constituyen uno de los elementos más identificativos del paisaje rural asturiano, y nos muestran una amplia colección de elementos y técnicas constructivas dignos de admiración.

Por último, las construcciones agrarias son también dignas de mención. Entre ellas destacan los cortinos, construcciones circulares de piedra de unos 2 metros de altura utilizadas para proteger las colmenas de los ataques del oso y del fuego, y las corripas, también circulares y de piedra, que se colocaban en los amplios castañares, para recoger los erizos de las castañas y dejarlas madurar.

En definitiva, muchos siglos de historia y labor humanas integradas en plena naturaleza se dan cita en el pueblo de Besullo.

Casa de Cachopo, en Besullo
Detalle decorativo en la panera de Bartuelo, con la fecha de su construcción
Panera en Besullo
Detalle de un antiguo hórreo
Casa de García de Comba, en Besullo